Cocina española en el mundo

A raíz de un manifiesto hecho por algunos cocineros nórdicos
(entre ellos René Redzepi del Rest. Noma) y que se ha publicado hace unos días con motivo de Madrid Fusión, evento al que me hubiera gustado asistir pero que he seguido de cerca gracias a las redes sociales, me ha hecho reflexionar sobre un asunto que me preocupa desde hace tiempo y que cada vez que atravieso nuestras fronteras me vuelvo a plantear. No es ni más ni menos que la repercusión de nuestra cocina, uno de nuestros grandes tesoros, en el resto del mundo. Estos señores se ponen de acuerdo sobre un enfoque determinado sobre su cocina, fundamentalmente la gastrobotánica, algo nada novedoso ya que en España se lleva haciendo mucho tiempo, y lo venden, lo publican y acaparan la actualidad. Porque es buenísimo que tengamos un repertorio de cocineros de máximo nivel mundial con sus respectivos restaurantes estrellados, soleados o repletos de clientes satisfechos. Como también lo es que la tecnología y las técnicas aplicadas a la cocina desarrolladas en España estén siendo utilizadas por la inmensa mayoría de restaurantes de calidad en el resto del planeta. Lo mas interesante y lo que deberíamos hacer es aprender a exportar nuestra cocina. Vemos cómo cada día hay mas saturación de locales temáticos italianos, griegos, mexicanos, japoneses, etc, que copan las salidas ociosas de nuestras familias. Y eso no esta mal, siempre y cuando nuestra propuesta se aproxime a una oferta original, ingeniosa y muy nuestra. Material hay de sobra. Ingenio, ni planteárselo. Pero, ¿cuál es el motivo de que en tan solo algunas ciudades aparezcan restaurantes típicamente españoles?

La razón de más peso para mi inquietud no es sino la de darle salida a nuestros productos. Es fácil ver un restaurante italiano con la carta de vinos 100% nacionales, muy buenos por cierto, pero carísimos si los comparamos con los españoles. Y no te cuento con los aceites de oliva, asunto que me cae muy cerca, encabezados algunos de ellos con nuestros picuales. Y podríamos seguir con muchos productos propios que no tienen competencia en el resto del mundo, sin ir más lejos, el jamón y los derivados del cerdo.

La proliferación de restaurantes españoles, da igual que sean de tapas, de raciones, de medias raciones, de cocina creativa, sidrerías, asadores, arrocerías, de cocidos madrileños, de marisco gallego, de lo que sea, de productos que sean tan buenos como los que tenemos aquí, que nos conozcan por las cosas buenas, las de verdad. Y que cada vez que huelan nuestra comida hagan planes para visitarnos.

Hay salvadas excepciones de cocineros-empresarios como nuestro querido y admirado Dani Garcia (Calima, Marbella, 2* Michelin) que ha creado Lamoraga gastrobares y Milmilagros bistró, un ejemplo de una inteligente puesta en práctica de nuestra cocina, en fase de expansión por todo el mundo.

Cuando estamos aún con la resaca de este gran acontecimiento gastronómico-mediático a nivel internacional de la cocina como es Madrid Fusión, donde se ha demostrado que en la evolución de la cocina jugamos un papel importantísimo, tan solo decir algo que repite un buen amigo: “Que la euforia no destruya la memoria”.

Salud!!

Anuncios

2 pensamientos en “Cocina española en el mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s