Cata Cortijo Los Aguilares

De nuevo nos hemos sentado alrededor de unos magníficos vinos. En esta ocasión en la mesa de Canela en Rama.
Una ocasión perfecta para disfrutar de unos vinos andaluces, tintos en su mayoría, saliéndose del tópico de que en esta tierra no se hacen tintos en condiciones. Hace tiempo los descubrí de la mano del Taberner Nº 1, dándome cuenta de que los prejuicios nos animan a ser muy torpes en la mayoría de las ocasiones. Ayer dimos fe del trabajo de Bibi García, enóloga de la Bodega Cortijo Los Aguilares de Ronda. Puedo asegurar que su dedicacion y entrega tiene la recompensa de un resultado fantástico. Esta bodega tiene empaque, tiene cuerpo.

Bibi nos dio una lección sobre las adversidades y las ventajas del clima en la serranía de Ronda. Los resultados son unos vinos frescos, con acidez natural  y muy florales. Probamos cuatro vinos diferentes. Un rosado estupendo, un Pago del Espino 2007 sorprendente, el famoso Pinot Noir medalla de oro en el ‘Mondial du Pinot Noir’ que da fe de su fama y el Tadeo  (petit verdot) que me marcó sobremanera por su carácter y profundidad.

Mientras saboreaba estos vinos mediterráneos nos explicaba la antiquísima tradición vinera de la zona hace miles de años. Esto explica muchas cosas. Nuestro clima no ayuda a producir buenos vinos si no va acompañado de unas condiciones meteorológicas específicas, de una altitud adecuada y de una elaboración técnicamente impecable a base también de sacrificar cantidades desorbitadas de uva que en muchas ocasiones ponen el balance de la bodega en números “tintos”.

Además de vino nos acompañaron unos magníficos platos. Da una inmensa alegría visitar sitios nuevos con jóvenes emprendedores llenos de ganas, ilusión y profesionalidad. Canela en Rama tiene recursos para sorprender. Calabacín, setas, arenque ahumado con sus huevas y ajoatao de coliflor. Merluza de pincho con angulas verdaderas y falsas. Pechuga confitada, guacamole y polvo de nachos. Arroz azafranado con tinta de calamar. Presa, turón y uvas. Fresones con yogur de limón y espuma de menta.

Me considero un defensor a ultranza de nuestros productos más cercanos. Quién si no va a levantar esto. Tenemos la obligación de formarnos, de aprender de lo de aquí. Es una buena manera de fortalecer nuestra cultura, de darle valor y vigencia. Soy un enamorado de los vinos de Jerez, de los aceites de Jaén, de los Montillas, de los jamones de Huelva, del pan de Alfacár, de las cerezas de Torres de Jaén, de nuestros ancestrales guisos como unos galianos  e infinidad de episodios que vienen a mi memoria en forma de sabores, aromas y colores. Y como dice la letra de una canción: “yo no cambio tu ananás por mi limón, yo no cambio tu salmón por mi salmonete”.

Salud!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s